¿DeberÍas crear un curso online?

Ahora mismo me encuentro con mucha gente interesada en hacer un curso online. Así que mucha gente ha hecho uno. Y te preguntas si deberías hacer un curso online.

Déjame decirte que no todos los cursos online son iguales.

El problema es que de promedio, solo se terminan un 3% de los cursos. (Echa un vistazo a la entrevista de Seth Godin en el podcast de Tim Ferris: http://fourhourworkweek.com/2016/02/10/seth-godin/) En Inglés.

No hay escasez de cursos online, y es posible que ya hayas comenzado a notar una gran cantidad de cursos en tu nicho. Pero esto no es malo. (De hecho, si no puedes encontrar cursos en tu nicho, es porque no son rentables. ¡Créeme!)

A medida que los cursos online se vuelven más comunes y más personas los ofrecen como parte natural de sus productos y servicios, los consumidores se vuelven más exigentes. Puede que estemos en la era de la información, pero la información por sí sola no crea transformación.

“Los cursos en línea en este momento me recuerdan dónde estaba el SEO hace 10 o 12 años. Donde está creciendo realmente rápido, todos saben que lo necesitan, hay toneladas de demanda de los consumidores, pero muchos consumidores se están quemando y se dan cuenta de que ‘pensé que esto iba a ser mejor de lo que era’, que van a comenzar a hacer que la gente se muestre escéptica con respecto a toda una industria ”

– Jay Baer, ​​Convince & Convert

Es decir, los consumidores esperarán más por su dinero y las expectativas serán mayores.

La necesidad de diferenciarse, participar y conectarse será más importante que nunca. Nadie necesita más información, simplemente necesita una forma de resolver problemas específicos.

Trabajando con propietarios de negocios cotidianos que querían lanzar cursos (y habiendo lanzado varios yo mismo), he visto de primera mano cómo los cursos online bien posicionados y bien ejecutados pueden mejorar tu negocio y evidentemente tus ingresos.

Aquellos que tienen éxito (tanto en términos de ingresos como en términos de tasas de finalización) resuelven un problema muy específico para un nicho muy específico.Veamos los beneficios de tener un curso online como parte de una estrategia comercial más amplia.

Las razones obvias para crear un curso online

  • Creas un activo que se puede vender una y otra vez y que no está demasiado limitado por una caducidad inmediata (ventas pasivas)
  • Desarrollas autoridad, credibilidad y experiencia; la gente confía en los negocios que enseñan a otros (¡usa este poder siempre!).
  • Llegas a más personas de las que podrías trabajando 1: 1.
  • Ofreces una forma más asequible y con menos contacto físico para que las personas se familiaricen con tu trabajo.
  • Diversificas tus ofertas, sin depender de un tipo de flujo de ingresos para respaldar tu negocio (por ejemplo, servicios al cliente).
  • Proporcionas valor en piloto automático.
  • Se pueden usar como una venta adicional o descendente con otros productos y servicios.

Todas estas son razones excelentes y convincentes para crear un curso. Pero, ¿cómo saber si está específicamente preparado para dar el salto?

Deberías crear un curso si …


Tiene al menos algunos de los siguientes:

  • Tienes un sistema probado. Has acertado tu proceso y te sientes cómodo trabajando con personas 1: 1 o incluso en grupo. (¡Esto no es nuevo para ti!) Por cierto, mucha gente inventa «métodos». Pues eso funciona.
  • Has alcanzado el techo de clientes. Si estás al máximo de capacidad y estás rechazando clientes, es el momento de hacer el curso
  • Te encuentras dando el mismo consejo una y otra vez, o has compartido activos entre muchos clientes.
  • Tienes gente pidiéndote (a veces suplicándote) que crees «la cosa». ¡Siempre es una buena señal cuando tu audiencia tiene hambre de algo específico!
  • Tienes una gran audiencia en un nicho específico. Es probable que, si tienes una gran audiencia, ya hayas estado compartiendo valor activamente de alguna manera. ¿Por qué no crear un activo que resuelva directamente un problema que tiene esta audiencia?


Ahora, solo porque puedas, no significa que debas hacerlo. En algunos casos, un activo más pequeño como un libro electrónico ebook puede tener más sentido. O una serie de blogs.
No todas las buenas ideas tienen mercados hambrientos.

NO debes crear un curso si …

Se te aplican más de uno de estos casos:

  • No tienes un buen flujo de caja. Los cursos online pueden tardar en crearse y querrás experimentar con su contenido y formato. A menudo se necesitan varios lanzamientos para que sea rentable. A menudo son un retorno de la inversión mucho más prolongado que, por ejemplo, los servicios al cliente. Si tienes dificultades para generar ingresos ahora, un curso online solo agravará el problema.
  • Estás buscando una solución financiera rápida. La sucia verdad sobre los cursos online es la siguiente: el número de cursos que se convierten en un gran éxito son pocos y espaciados. Eso no significa que los cursos no puedan ser deliciosamente rentables, ¡pero querrás asegurarte de que tu futuro financiero no está construidos sobre castillios de naipes.
  • No tienes mucha experiencia con lo que quieres enseñar. ¿Conoces bien el tema? ¿Tienes un historial, testimonios, estudios de casos y pruebas sociales (es decir, capturas de pantalla de gente que te felicita)? Asegúrate de sentirte muy cómodo hablando de lo que estás enseñando. Idealmente, has estado trabajando individualmente con los clientes o enseñando este material en alguna otra capacidad (como cursos presenciales o conferencias) antes de pasar a los cursos online.
  • No puedes pensar en 10 personas que te lo comprarían. Deberías poder elaborar una lista de nombres de personas para las que tu curso sería perfecto (y es probable que lo compren). Si no puedes llegar a 10, ¿cómo venderás 20, 50, 100, 1000?
  • No tienes experiencia previa creando contenido (blog, correo electrónico, redes sociales, video). En promedio, el 2% de las personas en tu lista de correo electrónico se convertirán (comprarán su producto). Los cursos online tratan de aprovechar tu tiempo y escalar sus ofertas a más personas, por lo que si no has estado compartiendo regularmente tu mensaje con el mundo de alguna manera, tendrás dificultades para comercializar tu nuevo curso. Querrás comenzar a construir tu audiencia y compartir su valor mucho antes de tener un producto para vender.
  • No puedes encontrar a nadie hablando de tu idea. Es raro que una idea altamente comercializable no se haya explorado antes de alguna manera. ¿Puedes encontrar libros en Amazon? Podcasts? ¿Publicaciones de blog? Si no puedes encontrar nada, puede que sea el momento de repensar el concepto del curso.

Aún no hemos alcanzado la saturación de mercado y los clientes esperan más del dinero de sus cursos online. No crees un curso simplemente porque crees que se supone que debes hacerlo o porque te falta dinero. Hazlo porque tiene sentido para tus objetivos y tu modelo de negocio.

Y hagas lo que hagas, asegúrate de realizar un lanzamiento de prueba antes de dedicar semanas, meses y años a algo por lo que nadie quiere o está dispuesto a pagar.

Deja un comentario